¿Y por qué se siguen utilizando estos compuestos?

Las nomenclaturas empiezan a cambiarse, los derivados a espaciarse, todo esta pensando para tratar de no disuadir al posible profesional o cliente. Los conservantes aplicados son los más económicos y por ello más alta la rentabilidad.


Por desgracia, a día de hoy prima mucho más lucrarse a costa de la venta de estos productos que el cuidado del cabello del cliente.

Muchos fabricantes ni siquiera pasan por las agencias de medicamentos del país al que llevan su producto para su venta, esto significa primeramente que se esta vendiendo y ofreciendo de forma ilegal, y que además se esta abaratando costes, ya que pasar por la Agencia de Medicamentos del país más sus pertinentes controles y puesta en marcha de la venta del producto en el País tiene un alto coste.

Los Organismos oficiales no llevan un buen control de estos productos, y ese vacío legal es el que aprovechan los fabricantes.



Publicidad




El Marketing hace el resto, venden sus productos con formulaciones mágicas y maravillosas, y el cliente y el profesional quedan encantados al son de la música de los fabricantes.


Igual sucede cuando un usuario normal realiza una compra en otro país, y introduce en nuestro País productos de estas características, si no exceden de un peso determinado ni siquiera son controlados por las aduanas, y una vez más se procede a la venta ilegal del producto.


Para nosotros lo más llamativo e incomprensible son los costes de los productos a la venta, en algunos casos con precios que rozan el robo total al profesional.
Un altísimo margen por producto, al igual que los precios en sus servicios. No entendemos muy bien por que se quieren o se pretende cobrar un simple alisado de keratina, como servicio, a unos precios desorbitados, ya que ni el producto, ni el servicio justifican esos precios.


Por supuesto nosotros lo consideramos la burbuja de la peluquería.

ÍNDICE DE PREGUNTAS SIGUIENTE

 

SELLO-Salon-Seguro Si decide acudir a un salón de peluquería para realizarse un alisado, salvo si es un alisado japonés, busque siempre el sello “Salón seguro libre de gases”.

No deje que los posibles gases tóxicos originados en algunos sistemas de alisado perjudiquen su salud.

¿Sabes que es el formaldehído?